Deja de jugar al billar, que menudo rabo tienes

40:32 min - 23/09/2016 - 39.762 visitas
Apagar la luz
Deja de jugar al billar, que menudo rabo tienes Al final ni acabaron la partida de billar, porque cada vez que este morenazo se agachaba para situarse sobre la mesa el otro no podía dejar de mirarle el culo, y lo que pasó después ya fue sin pantalones y sin otras bolas en juego que sus propios huevos sacudiéndose con cada embestida por el culo.
Publicidad